Las agresiones sexuales en España siguen en un preocupante aumento

La Fiscalía General del Estado publica que se ha registrado un inquietante aumento del 116% en el número de agresiones sexuales cometidas por menores en los últimos cinco años, según un informe de la Fiscalía General del Estado (FGE) del que se hace eco Europa Press. Este aumento alarmante ha generado una creciente preocupación en la sociedad española y en las autoridades competentes. La FGE ha advertido sobre la gravedad de esta situación, que requiere una respuesta inmediata y efectiva por parte de las instituciones y la sociedad en su conjunto.

La prevención y la educación desempeñan un papel crucial en la lucha contra las agresiones sexuales, particularmente cuando se trata de menores. Es esencial que se implementen programas educativos y campañas de concienciación que aborden temas relacionados con el consentimiento, el respeto y la importancia de mantener relaciones sexuales de manera consensuada y segura. Estos esfuerzos deben involucrar a escuelas, padres y a la sociedad en general.

Además, es fundamental que las autoridades judiciales y policiales estén preparadas para abordar estos casos de manera efectiva, garantizando que las víctimas reciban el apoyo y la protección necesarios, y que los perpetradores sean llevados ante la justicia.

Según Antena 3, los datos del primer trimestre de 2023 no mejoran sino que empeoran, marcando un incremento del 3,8%, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Un dato aún más inquietante es que en España se denuncia una agresión sexual con penetración cada dos horas.

La psicóloga forense Ana Isabel Gutierrez Salengui, en una entrevista al medio, remarca que, en muchas ocasiones, las víctimas de las agresiones sexuales se sienten culpables, quizás debido al consumo de sustancias tóxicas o alcohol, lo que a menudo les impide denunciar los hechos. También advierte de que estas agresiones podrían estar relacionadas con conductas derivadas del porno y aumento de su consumo.

Otro tema que preocupa son las agresiones en grupo. En muchas ocasiones no se limitan a buscar la gratificación sexual, sino que a menudo son una demostración de masculinidad entre los miembros del grupo, que involucran la presión de unos sobre otros para conseguir una afirmación de poder y de control. La ausencia de educación sexual y emocional es un factor clave en la comprensión de estas cifras alarmantes.

Desde la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ponen en relieve la importancia de denunciar al 016. Este es uno de los recursos que puede ayudar en la prevención a tiempo ya que desde este momento empezará el protocolo de protección.

Imagen de Fiscal.es